Block title
Block content

Vacaciones, Ocio y Tiempo libre en Familia

Publicado por: 
ilfameditor

Dar una nueva mirada al libro “Ocio y tiempo libre: un reto para la familia” escrito por Ignasi de Bofarull, ha traído a mi mente muchos momentos familiares, y junto a ellos, una alegría profunda por el tiempo compartido. Justamente el objetivo central de estas pocas letras es invitar a cada uno de ustedes, y de forma especial a los padres para reflexionar y plantearnos nuevas estrategias con relación al manejo del ocio en familia, pues es un espacio muy importante como para pasarlo por alto.

El primer significado que encontré en el diccionario, acerca de “ocio” fue -cesación del trabajo, inacción o total omisión de la actividad-, nada más opuesto a la reflexión que intento compartir, pues el ocio familiar bien entendido y bien vivido, es una función educativa que le corresponde a la familia, ya que se convierte en una ocasión de encuentro, de reconocimiento y diversión, es también una oportunidad educativa, e implica momentos de descanso y mutua realización. Permite sacar a flote capacidades, talentos, valores y virtudes de cada miembro de la familia (De Bofarul 2005).

Hemos sido testigos de que la actual pandemia ha puesto a prueba las relaciones familiares; por un lado, se ha evidenciado con dolor, familias cuyas dificultades se han agravado y han desembocado en rupturas insalvables. Para otras, ha sido motivo de fortalecimiento y mayor vinculación entre sus miembros, en este último caso, no sin esfuerzo de cada uno de sus miembros. Si bien, la pandemia ha traído mucho dolor y pérdida, está en nuestras manos trabajar para que al mismo tiempo sea un tiempo de aprendizaje personal y familiar.

Posiblemente el ocio familiar y los momentos compartidos en familia han jugado un papel importante, porque al estar bien encaminados constituyen un factor de protección ante las adversidades que previene grandes males y propicia bienes, pues a través de la interacción que propicia los padres tenemos la oportunidad de conocer más a los hijos, y dirigir un mayor esfuerzo hacia áreas que lo requieren, pues la educación no se improvisa, debe ser un proceso dialogado, analizado y planificado por parte de los padres, y el ocio compartido lo facilita.

Es bueno buscar una equilibrada combinación entre el ocio de diversión, el cual incluye descanso, entretenimiento, cambio de actividad, y el ocio de satisfacción cuyo objetivo va más allá, y es satisfacer aspiraciones profundas personales, tanto de padres, como también de los hijos. Esta complementación al mismo tiempo permitirá superar individualismos de unos y otros, ya que el planteamiento tomará en cuenta las necesidades y aspiraciones de todos los miembros de la familia.

No abandonemos a nuestros hijos a su propia vida de ocio, los volveremos personas cómodas e incapaces de pensar en los demás.  

Para iniciar este plan familiar tenemos a disposición una gama amplia de opciones, a través del contacto con la naturaleza, la dedicación al deporte, el interés por la cultura, así como también la dedicación de tiempo y recursos, a iniciativas sociales o de voluntariado. Nos daremos cuenta de que el mundo es más amplio de lo que creíamos y que la creatividad se debe poner en marcha, pues el amor es eminentemente creativo.

Es bueno contar con la compañía de familias que comparten objetivos de formación similares, el fortalecimiento de redes sociales de confianza es un factor protector para los hijos, en medio de la amistad, la alegría y por qué no, la sana diversión.

 

Comparto a manera de resumen, unas ideas finales:

OBJETIVOS A TOMAR EN CUENTA PARA GESTIONAR EL OCIO FAMILIAR

                                                                                               

                                                                                                         Bofarull (2005)

 

Una gestión creativa del tiempo permitirá que cada miembro de la familia descubra sus talentos, capacidades y potencialidades, en medio del cariño familiar y la alegría, dejando de lado la apatía y el aburrimiento.

Autor: 

Elizabeth Matute P. - Secretaría Ejecutiva ILFAM