Block title
Block content

Boletín 10: Padres forjadores de valores en la familia.

formación en valores.
Publicado por: 
ilfam

“¿Qué puedes hacer para promover la paz mundial? Ve a casa y ama a tu familia.”

Madre Teresa de Calcuta. 

Una de las principales formas de aprendizaje en el ser humano es la observación y la imitación. Por ello, dentro de una familia, un niño/niña aprende del ejemplo de sus padres, que son los modelos de comportamiento humano más cercanos para iniciar el aprendizaje. El rol del padre y de la madre es fundamental para un desarrollo adecuado de los valores y de sus primeras experiencias prácticas, para el desarrollo integral del niño como persona.

Las relaciones familiares tienen una cualidad única: no se producen en otros entornos y cada familia vive diferentes prácticas que la hacen ser única e irrepetible; esto permite un aprender-aprender como padres e hijos. Los padres deben ir construyendo los valores en el día a día mediante cuatro aspectos básicos:

  1. Un clima familiar afectivo: cuando se encuentra presente se ve reflejado en un modelo educativo positivo.
  2. La comunicación con sus hijos:  en un ambiente de escucha mutua, respeto y empatía, pero manteniendo una jerarquía de competencias.
  3. El apoyo en los procesos de desarrollo y las exigencias de la madurez: los padres competentes estimulan y apoyan a sus hijos, y además les plantean retos para estimular sus logros, proporcionándoles reconocimiento y gratificación.
  4. El control parental: los niños necesitan a los adultos para poder desarrollar una inteligencia emocional y relacional; es decir, para poder controlar sus emociones, impulsos y deseos.

Los padres están llamados a enseñar un sinnúmero de aprendizajes, y entre los principales tenemos a los valores que irán incrementándose como soporte para la vida de una persona; de ahí que estos valores se verán reflejados en los aspectos más íntimos, y muy especialmente en su entorno social.

La construcción de los valores dentro de la vida familiar se basa, principalmente, en el supuesto de que éstos puedan estar presentes constantemente en los padres y procuren ser transmitidos a los hijos para que luego adquieran una función activa dentro del aprendizaje y la conducta.

 

 

Autor: 

Xiomara Paola Carrera Herrera. Ph.D.

Universidad Técnica Particular de Loja Sección de Psicopedagogía