Block title
Block content

Boletín 20: ¡Vacaciones, tiempo de calidad en familia!

Publicado por: 
ilfam

“Si vuelves a casa tan feliz como te fuiste,

has tenido unas buenas vacaciones”.

Anónimo

 

Son innumerables los beneficios que ocasiona el hecho de tomar unas vacaciones en familia y este mes, agosto, es propicio para hacerlo. Este es el momento de escapar de la rutina del trabajo, casa, problemas sociales y tecnología. Las vacaciones ayudan a las familias a fortalecer lazos afectivos, a crecer y aprender desde la unión familiar en otros espacios. Actualmente, muchas familias no contamos con tiempo o dinero (o tal vez ambos) para experimentar unas buenas vacaciones, pero lo importante es el hecho de cambiar las actividades que realizamos habitualmente.

A continuación, te detallamos algunas recomendaciones para lograr unas vacaciones inolvidables y reconocer cómo esto influye en el bienestar de nuestros hijos y para nosotros como padres también:

  1. Sorprende a tu familia con lugares que no hayan conocido. Trata de hacer álbumes de vacaciones por año. Serán recuerdos inolvidables para todos.
  2. Prioriza las vacaciones como un espacio importante de unión. Para ello, acuerden hacer un ahorro en común.
  3. La planificación es un espacio de soñar en familia. Cada destino, por más modesto que sea, genera emoción y anticipación de felicidad. Permitir que los niños ayuden con el proceso de planificación también los hace sentir más involucrados y ayuda a las familias a establecer vínculos afectivos.
  4. ¡Un largo viaje definitivamente enseña paciencia y alienta a los hermanos a llevarse bien!
  5. Durante los viajes por carretera, tratemos de detenernos en lugares con paisajes maravillosos, conocer el país. Así, los niños verán de primera mano cómo viven las diferentes culturas, probarán la comida de otras regiones y proyectarán una conciencia social.
  6. Promueve la unión familiar. Las vacaciones ofrecen oportunidades increíbles para que las familias pasen tiempo juntas. Los padres aprenden más sobre lo que les gusta y no les gusta a sus hijos; mientras que los niños aprenden que, después de todo, sus padres son geniales.
  7. Las vacaciones permiten que las familias se unan en un ambiente divertido y libre de factores estresantes diarios como el trabajo y la escuela. Esto permitirá compartir en un ambiente sin tensiones.
  8. Obtén información sobre ti mismo. Durante las vacaciones, las familias no solo aprenden unas sobre otras, sino que también aprenden sobre ellas mismas. Cuando se retiran los dispositivos electrónicos, los niños (y los adultos) se ven obligados a tomar decisiones y probar nuevas aventuras. Esto les ayuda a desarrollar un mejor auto concepto y una mayor confianza en sí mismos.

Un viaje familiar, además de todos los beneficios anteriormente señalados, nos permite incrementar la vivencia de los valores. Lo que se experimentará a través de un viaje, además de una realización personal y familiar, será transmitir a los seres queridos la importancia de la familia, logrando una serie de experiencias multisensoriales que permiten a los niños adquirir conocimientos de una manera más significativa.

 

Autor: 

Ph.D Xiomara Paola Carrera Herrera

Sección de Psicopedagogía